miércoles, 24 de diciembre de 2008

NO CREO EN NAVIDAD


Mi madre falleció en 1990 muy joven, cuando aún tenia 40 años de edad, y yo tenia 19. Y con ella también murió la navidad, el año nuevo, el dia de la madre y todo eso.


Me casé hace más de 7 años y en mi familia notaron mi inconsciente indiferencia y hasta a veces hostilidad hacia lo que significaba la navidad, yo negaba esos sentimientos cuando me lo preguntaban, pues no los advertia, pero muy "de adentro", brotaba ese resentimiento, que by-passeaba mi cerebro, y se traducia en reacciones nada agradables. No daba regalos, no me gustaba recibirlos, me dormia antes de la media noche, y cosas asi. Algo asi como el Grinch de la pelicula. Ni arbol de navidad, ni pesebres, ni peliculas cursis ... todo habia muerto para mi, y solo me dedicaba, en algunos años a "hacer felices" a niños desprotegidos, que no tenian la culpa de mis historias amargas.


Este año tuve la imperiosa necesidad (pues me abrumaba con preguntas existenciales) de explicarle con mas detalle, en cuanto a historia y teologia, el nacimiento de Jesus a mi hijo Renzo Marcelo, tan objetivo que no hubo espacio para mis sentimientos encontrados, pues no queria influenciar en nada su percepción.


Mientras le explicaba, algo dentro mio luchaba por salir, y no sabia como detenerlo ... y a media historia me daba cuenta de que a quien tenia que enseñar acerca de la naturaleza de la navidad no era a mi hijo, sino a mi .. y me daba cuenta de la necesidad y la pobreza en la que me encontraba, algunas lagrimas rodaron desapercibidas por mi rostro ... pues era la primera vez que entendía el por qué habia venido Jesús ... por mi.


Compré mi arbolito, armamos el pesebre, pequeñito, nada ostentoso, Renzo Marcelo colocará al niño en el pesebre a la media noche como símbolo de su nacimiento, y dira una oración (espero que la oración no sea muy socialista como suele hacerlas), y yo seré feliz otra vez, como lo era cuando mi madre nos regalaba un par de medias la noche de navidad, pues dinero no alcanzaba para los siete hijos, y nosostros les llenabamos el árbol de tarjetas hechas a mano, con lápices de colores, y retazos de papel lustre, y todos llorabamos de emocion porque como mi madre siempre lo decia... Estabamos juntos.

Mi hijo me enseño a creer nuevamente.
Hoy he vuelto a creer en navidad.


Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

  1. Qué bueno!!! Qué alegría oir una historia así. Cada año el Niñito Jesús renace en el corazón de alguien que lo estaba extrañando... aún inconcientemente. Me conmovió tu historia. Ahora lo que toca es no dejar que ese Jesús que ha vuelto a nacer como Navidad permanezca todos los días en el corazón de tu familia :)
    Feliz Navidad!!!
    Lore

    ResponderEliminar
  2. Feliz navidad, hermano!
    y que vivan las oraciones socialistas!

    ResponderEliminar
  3. Que continues sempre acompanhado de quem mais desejares!
    Bom Ano Novo 2009 com muitos sonhos para concretizar!
    Abraço.
    António

    ResponderEliminar