jueves, 4 de diciembre de 2008

Mi hija no quiere comer


Tengo dos hijos, hermosos, Renzo Marcelo y America Gabriela.
Uno dia descubrieron que la unica manera de sacarme de quicio era cerrar la boca para que no les entre comida a la hora del almuerzo. Mi esposa cocina riquisimo asi que por ahi no es el problema.
America tiene dos años y me tiene dominado, Renzo ya paso por esa etapa y esta mas mayorcito, tiene 6 años.
Un dia en el que America no queria comer, agarré su pulserita de plastico, de esas que vienen en las galletas, y la lancé por la ventana como castigo. Ella lloró un momento y luego se puso a comer.
Luego me entró un gran remordimiento de conciencia, pero no claudicaría tan fácilmente, asi que sin que nadie se diera cuenta bajé al primer piso, encontré la pulserita y la traje de vuelta, y al retornar, Renzito me esperaba en la puerta y con la madurez que le confieren sus seis largos años de vida me dijo.
- Puedo hablar contigo un momento? a solas?
- Por supuesto hijo - le respondi medio extrañado - cuál es el problema?
- Vamos a tu dormitorio - me contesto muy seriamente.
Lo segui por el pasillo aun sin salir de mi asombro, pues pensaba en qué era lo que queria hablar conmigo "a solas".
Ya en mi habitacion, se sento al pie de la cama, me invito con una venia a sentarme a su lado y con los ojos compungidos me dijo:
- Cómo puedes hacerle eso a una niña de dos años? - te parece justo?, Eso le puedes hacer a un niño de 8 años, o más, pero .. a una niña de dos años? y le salieron dos lágrimas.
El ya habia tenido ese tipo de comentarios anteriormente, pero ... hablarme de esa manera? llevarme hasta mi habitacion para "hablar a solas"? me hizo sentir muy especial.
Finalmente acepté que cometí un grave error y me acompañó a pedrile disculpas a mi pequeña hija que me recibio con los brazos abiertos como si nada hubiera pasado.

Para muchos de ustedes esto les parecera normal, pero a mi no me deja de impresionar la manera como un niño a tan corta edad puede enfrentar una problematica familiar con esa madurez.
En fin, America sigue sin comer, y Renzo me mira cada vez que levanto mi voz para insistirle a que lo haga.
Mi esposa le dice "te vas a quedar enana como tu padre" y bueno, que le voy a decir.

4 comentarios:

  1. Bueno doctor ya que he recibido buenas lecciones de nefrologìa un poco de psicologìa infantil no te harà daño. A mi no me sorprende la inteligencia emocional que tienen los niños,trabajo con ellos y en cuanto el porquè un niño no quiere comer influyen muchas cosas, el ambiente,la desparasitaciòn, la presentaciòn y muy importante el tamaño de los platos ( todo debe ir acorde)ah! tambièn se vale negociar... ofrecer un paseo especial al mes, una visita esperada, un lindo vestido ,pero con medida y con pausa ... avizame si puedo extenderme màs ok?

    abrazo doble, uno para el niño genio!

    ResponderEliminar
  2. Tengo un hijito de esa edad, y de esa misma gran viveza, ternura e inocencia... Que grande leccion y que milagro esto de ser padres...

    ResponderEliminar
  3. She Gracias por tus consejos, pondre en practica lo del tamaño del plato .... y sigueme dando tips.

    Dama Silente, eso de ser padres es realmente una Maestria o un Doctorado. Gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  4. que lindooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!

    ResponderEliminar