miércoles, 24 de diciembre de 2008

NO CREO EN NAVIDAD


Mi madre falleció en 1990 muy joven, cuando aún tenia 40 años de edad, y yo tenia 19. Y con ella también murió la navidad, el año nuevo, el dia de la madre y todo eso.


Me casé hace más de 7 años y en mi familia notaron mi inconsciente indiferencia y hasta a veces hostilidad hacia lo que significaba la navidad, yo negaba esos sentimientos cuando me lo preguntaban, pues no los advertia, pero muy "de adentro", brotaba ese resentimiento, que by-passeaba mi cerebro, y se traducia en reacciones nada agradables. No daba regalos, no me gustaba recibirlos, me dormia antes de la media noche, y cosas asi. Algo asi como el Grinch de la pelicula. Ni arbol de navidad, ni pesebres, ni peliculas cursis ... todo habia muerto para mi, y solo me dedicaba, en algunos años a "hacer felices" a niños desprotegidos, que no tenian la culpa de mis historias amargas.


Este año tuve la imperiosa necesidad (pues me abrumaba con preguntas existenciales) de explicarle con mas detalle, en cuanto a historia y teologia, el nacimiento de Jesus a mi hijo Renzo Marcelo, tan objetivo que no hubo espacio para mis sentimientos encontrados, pues no queria influenciar en nada su percepción.


Mientras le explicaba, algo dentro mio luchaba por salir, y no sabia como detenerlo ... y a media historia me daba cuenta de que a quien tenia que enseñar acerca de la naturaleza de la navidad no era a mi hijo, sino a mi .. y me daba cuenta de la necesidad y la pobreza en la que me encontraba, algunas lagrimas rodaron desapercibidas por mi rostro ... pues era la primera vez que entendía el por qué habia venido Jesús ... por mi.


Compré mi arbolito, armamos el pesebre, pequeñito, nada ostentoso, Renzo Marcelo colocará al niño en el pesebre a la media noche como símbolo de su nacimiento, y dira una oración (espero que la oración no sea muy socialista como suele hacerlas), y yo seré feliz otra vez, como lo era cuando mi madre nos regalaba un par de medias la noche de navidad, pues dinero no alcanzaba para los siete hijos, y nosostros les llenabamos el árbol de tarjetas hechas a mano, con lápices de colores, y retazos de papel lustre, y todos llorabamos de emocion porque como mi madre siempre lo decia... Estabamos juntos.

Mi hijo me enseño a creer nuevamente.
Hoy he vuelto a creer en navidad.


Blogalaxia Tags:

sábado, 20 de diciembre de 2008

DEJAME MORIR


"porque Jesus no vino para ser servido ... sino para servir"



Hoy he despertado sin saber por qué llorar
Sin saber por qué sufrir ni encontrar a quién amar
Hoy he despertado con las manos egoístas
Con el tiempo que me sobra y el alma tan vacía
Te ha buscado mi guitarra en sus canciones
Y no te pudo encontrar
Y he salido a buscarte donde nunca
Nunca te pensé encontrar

Hoy he recorrido la tristeza de los barrios
He visto muchos niños trabajar
Niños en los cuales ya no se si sobrevive
La esperanza de desayunar
Sueños que no llegan pesadillas que no acaban
Marcas de inhumanidad
Sangre y callos en las manos
Manos que eran para amar

Hoy he descubierto el dolor de una mujer
Bebiendo alcohol en soledad
He contado a sus seis hijos y una cama
Ninguno sabe sonreír
Madres maltratadas corazón endurecido
Y un hogar que ya no da calor
Tantos niños preguntando a sus madres
¿Cuándo vendrá mi papá?

Padre déjame llorar por los que lloran déjame aprender a amar
Déjame entregar mi cuerpo, déjame gastar mis fuerzas
Que otros puedan descansar
Que lo que haya en este mundo, lo que puedas tu cambiar
Pueda hacerlo yo también
Si todo lo diste por mi, déjame darme por ti
Déjame morir

He visto una muerte lenta en una anciana
Y hasta un niño que nunca llego a nacer
He visto mandiles blancos que cobraban
Por un frasco de esperanza y un papel
He visto a la muerte acercándose a un enfermo
Contándole diez días en abril
Y he visto llorar a un hombre humilde porque nunca
Nunca le hablaron de ti

He escarbado la basura de las rejas
Que apresaban una oportunidad
He visto incendiarse el corazón de un preso enfermo
Porque nadie lo quiso escuchar
He visto sangrar los agujeros en los muros
Por un sueño de libertad
Y he visto morir gritando porque nunca
Lo lograron alcanzar

Padre déjame llorar por los que lloran déjame aprender a amar
Déjame entregar mi cuerpo, déjame gastar mis fuerzas
Que otros puedan descansar
Que lo que haya en este mundo, lo que puedas tu cambiar
Pueda hacerlo yo también
Si todo lo diste por mi, déjame darme por ti
Déjame morir

Hoy he regresado con la miseria a mis espaldas
Y el dolor en mis zapatos no me deja descansar
Te he encontrado en la cárcel, en las calles
En el llanto amargo de la sociedad
Te he escuchado en mi guitarra
Llamándome a trabajar
A llevarles esperanza y con mis manos
Llevarles pan y libertad


jueves, 18 de diciembre de 2008

La Navidad de Luis

Señora, ¿cree que mi pobreza
llegará al final comiendo pan
el día de Navidad?

Leon Gieco.



Era la navidad del año pasado, en el Cusco, y me encontraba en esos días en los que tenía que hacerlo todo yo, otra vez, y para variar solo. Eran casi las cinco de la tarde y no habia hallado a una niñera que se encargue de Marcelo, asi que le puse su bufanda de lana, la que le hizo la abuela, con franjas azules y rojas, y me lo cargué conmigo a hacer las compras de navidad para los niños de la aldea en la cual trabajabamos.
Llevabamos casi una hora buscando los juguetes para los varoncitos, entre carritos de plástico y balones de fútbol descartables, y barbies de oferta, para las nenas, pues no teniamos mucho dinero, pero así todos estarían felices, el chocolate para la media noche, y los panetones, ¡¡¡que macana!!! y encima hacerlo solo.
Pasamos por el mercado central, eran casi las siete de la noche y de pronto apurado como estaba fui interrogado.

- Papi, ¿por qué llora ese niño? - me preguntó Marcelo con algo de intriga observando a un niño desprotegido que estaba llorando al pie de un poste de alumbrado público, desconsolado.
- Debe haber perdido algo hijo - le respondi medio evasivo pues sabia que continuaria con el interrogatorio si le daba pie - talvez no le compraron el juguete que queria.

Mientras caminaba de prisa sujetando a Marcelo de la mano derecha él daba tres pasitos por cada trancazo que yo daba, parecia una banderita flameando a mi lado, pero yo no tenía mente para nada más que para que el dinero me alcance para las compras de noche buena y no quedar mal con el comité. Marcelo parecia callado, pensativo, asi se mantuvo por unos minutos, mientras yo me las arreglaba con las bolsas grandes en la otra mano.

- Debe haber perdido la sonrisa - me dijo sin cambiar de entonacion.

Me detuve casi en seco, noté que mi pecho no tenia ganas de seguir inhalando aire, se resistía, un pequeño dolor anginoso acompañó mi sudor frio, y un leve mareo me vino a la cabeza, no era la falta de oxigeno, estaba seguro, era la falta de amor. Me volvi para ver a Marcelo quien se me quedó mirando serio con la cabeza inclinada y los ojos perplejos, no le cabía en la mente lo que veía, pero no me dijo nada mas. Casi sin pensarlo, volvimos donde estaba el niño, la mamá lo dejó alli mientras vendia su mercaderia en la acera del frente, tenia frío y no habia almorzado, era la víspera de navidad y nadie tenia tiempo para él, nos sentamos en la vereda junto a él, conversamos un rato, nos tomamos tres tazas de chocolate caliente de un vendedor que pasaba por alli, Marcelo le regaló la bufanda de la abuela, y su gorro que le hacia sudar el cabello, yo solo le dí un abrazo, no porque él lo necesitara ... lo necesitaba yo.






Blogalaxia Tags:

miércoles, 17 de diciembre de 2008

CUANDO VENDRAS ???

"Algo no quiere que te pueda olvidar..."
Alberto Plaza.

Se que hay mejores audios de esta cancion pero esta es la primera que escuché y que acompañan mis versos de tristeza.



He recorrido mis huellas de regreso
a ver en que momento te perdí...

He examinado mis versos, asesinos
a ver si alguno enmudeció tu corazón ...

Y no me canso de recorrer los días,
ni la ventanita de madera
por donde me mirabas si llegaba tarde,
y no me nacen los versos, de mierda
que solian fastidiarte en las noches,
y tampoco me importa sacar la basura
ni lavar los trastes, ni los calcetines
y miro todas las noches
por la ventanita de madera
a ver si un dia te animas,
te animas y regresas.


jueves, 11 de diciembre de 2008

SIN TI



He pensado la vida sin ti
y no la he hallado
he imaginado mi futuro sin ti
y no lo he encontrado

Sin ti todo seria oscuro
como la noche serrana
cubierta de negra tristeza

Sin ti no habria otra orilla
vagaria eternamente en la densa niebla
nunca arrivaria a ningun puerto

Sin ti no podria cruzar un puente
viejo y roto, amenazando al abismo
imposible de vencer

Sin ti no sabria que huellas seguir
confundido en el misterio
de mis eternas ambiciones

Sin ti se me acabaria el camino
y no sabria como hacer uno nuevo,
y no sabria como regresar

Sin ti no encontraria el final del arco iris
en busca del tesoro que un dia
en locuras de lecho juramos encontrar

Sin ti no seria yo, seria el que fui.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Mi hija no quiere comer


Tengo dos hijos, hermosos, Renzo Marcelo y America Gabriela.
Uno dia descubrieron que la unica manera de sacarme de quicio era cerrar la boca para que no les entre comida a la hora del almuerzo. Mi esposa cocina riquisimo asi que por ahi no es el problema.
America tiene dos años y me tiene dominado, Renzo ya paso por esa etapa y esta mas mayorcito, tiene 6 años.
Un dia en el que America no queria comer, agarré su pulserita de plastico, de esas que vienen en las galletas, y la lancé por la ventana como castigo. Ella lloró un momento y luego se puso a comer.
Luego me entró un gran remordimiento de conciencia, pero no claudicaría tan fácilmente, asi que sin que nadie se diera cuenta bajé al primer piso, encontré la pulserita y la traje de vuelta, y al retornar, Renzito me esperaba en la puerta y con la madurez que le confieren sus seis largos años de vida me dijo.
- Puedo hablar contigo un momento? a solas?
- Por supuesto hijo - le respondi medio extrañado - cuál es el problema?
- Vamos a tu dormitorio - me contesto muy seriamente.
Lo segui por el pasillo aun sin salir de mi asombro, pues pensaba en qué era lo que queria hablar conmigo "a solas".
Ya en mi habitacion, se sento al pie de la cama, me invito con una venia a sentarme a su lado y con los ojos compungidos me dijo:
- Cómo puedes hacerle eso a una niña de dos años? - te parece justo?, Eso le puedes hacer a un niño de 8 años, o más, pero .. a una niña de dos años? y le salieron dos lágrimas.
El ya habia tenido ese tipo de comentarios anteriormente, pero ... hablarme de esa manera? llevarme hasta mi habitacion para "hablar a solas"? me hizo sentir muy especial.
Finalmente acepté que cometí un grave error y me acompañó a pedrile disculpas a mi pequeña hija que me recibio con los brazos abiertos como si nada hubiera pasado.

Para muchos de ustedes esto les parecera normal, pero a mi no me deja de impresionar la manera como un niño a tan corta edad puede enfrentar una problematica familiar con esa madurez.
En fin, America sigue sin comer, y Renzo me mira cada vez que levanto mi voz para insistirle a que lo haga.
Mi esposa le dice "te vas a quedar enana como tu padre" y bueno, que le voy a decir.

Pintas Indelebles


Me podría pasar la vida
Escribiendo mis sueños
Como pintas indelebles
En los cielos misteriosos
Del futuro que me aguarda.

Y me podría gastar las fuerzas
Que aún me quedan
En escuchar el canto
Del caminante herido
Que espera el sol naciente
Para volver a caminar.

Y me esperaría el tiempo
Y me postergaría el hambre,
y el cansancio
y entregaría al viento
como pintas indelebles
mi vida entera
hecha de eternos versos
y solamente entonces
Sabría que he vivido.

Blogalaxia Tags: