martes, 23 de septiembre de 2008

PARANOIA

Me despierto ansioso, como escapando,
sudoroso y cansado, ¿habré dormido?
Descubro en mi cuerpo huellas de tortura
y en mis uñas piel y sangre, ¿serán mías?
Se me esconde el espejo, y la ducha, y el sol,
¿sera que en mis sueños aun me persigues?
¿sera que ni el tiempo que me has dejado libre
ha borrado el dolor? ...
Me tomo un café bañado en humo de tabaco negro
y me encuentro encarando el pasado y su guadaña,
y me toco la frente, y cierro las ventanas
¿ya se fue?, ¿me reconoció?, ¿que se llevo? ...
Reviso la sala, y el cuarto, mas sudoroso que antes,
y me encuentro solo, como ayer, como siempre
las ventanas cerradas, las luces apagadas,
el volumen de la radio enmudeciendo ...
y así acabo otro día, escapando de ti,
pasado maldito, hasta encontrar el perdón.

domingo, 21 de septiembre de 2008

MI ULTIMA ESPERANZA

Estoy bañado en llanto
En las oscuras nubes del olvido
En el amargo viento de otoño,
Estoy bañado en muerte
En las historias fúnebres
De aquellos que no han vivido
Estoy hediondo, estoy podrido
En las eternas voces del fracaso
En el agudo intento de suicidio,
Estoy herido, y sin destino
Pero aun caído, y ya sin versos
Sé que todavía estoy contigo.

Renzo P. Valdivia Vega